Reproducir vídeo

Vibrar en Armonía es Vivir en Salud
Te acompañamos con Terapias vibracionales, Talleres y Formación

Biomagnetismo Celular

Es una Técnica no invasiva que detecta alteraciones y bloqueos energéticos y magnéticos a nivel celular y los corrige a través de un dialogo binario con el organismo, combina el test kinestésico con la escucha corporal y los conocimientos de bioenergética y biomagnetismo.

Recolocación Postural

Entrenamiento y ejercicios que combinan respiración, atención y estiramientos y devuelven al organismo su perfecto equilibrio biológico alterado por hábitos, posturas, actitudes que día a día rompen la armonía biológica natural y están en la base de muchas sencillas dolencias crónicas, con las que aprendemos a vivir (mal vivir).

Integración del Ser

El conocimiento está en nosotros sólo hay que recordar como conecta o como reconectar con lo más profundo de nuestro Ser, que es quien realmente somos. Reconocer, aceptar e integrar todo lo que somos es imprescindible para vibrar en armonía.

Biomasaje

Despertar la capacidad innata del diálogo celular. Escuchar y conectar, poner las manos sobre el usuario y dejar que su cuerpo nos guíe.

FORMACIÓN

TESTIMONIOS

Gracias a sus talleres y consultas he podido ser consciente de los obstáculos que impedían mi salud y mi felicidad, he aprendido cómo funciona la energía que me habita y como dejarla fluir y utilizarla a mi favor.

Lûz Lirïka

Mi primera consulta con Ana fue por teléfono durante el confinamiento, me la recomendó una amiga y… bueno, simplemente puedo decir que llamarla fue de las mejores decisiones de mi vida. He aprendido a conectar con mi interior, a dejar de buscar fuera lo que tengo dentro de mí, a cambiar mi vibración y sentirme libre
En mi última sesión, llevaba casi dos meses con herpes en la boca que no se iban y una amigdalitis que no era capaz de curar ni con antibióticos… desde esa consulta no he vuelto a ponerme mala de la garganta y ni rastro de los herpes.
Simplemente maravilloso.

Patricia

Soy Isabel Núñez, madre de un adolescente de 13 años que cuando el tenía 4 años estaba muy por debajo de los percentiles de crecimiento que las tablas marcan, lo que más me preocupaba era que no quería comer y sus diarreas constantes sin un diagnóstico clínico tras largas pruebas.
Acudí a Ana Padilla y desde la primera sesión todo cambió incluso aquel día comió media barra de pan del día anterior tras terminar la sesión. Desde entonces es ciega mi fe ante esta terapia.

Isabel Nuñez

    ÚLTIMOS POST

    Si volviese a nacer…

    Si piensas que puedes…

    Biomagnetismo Celular

    Nos vemos en...