Si piensas que puedes…

Llegó el último día del mes de Octubre y al pasar la hoja del calendario, allí estaba, como imagen de Noviembre, hasta ese mes de Octubre, mi vida había fluido maravillosamente con la familia, los amigos, el trabajo y estaba descubriendo un magnifico y apasionante mundo profesional, lleno de energía, armonía… Todo estuvo a mi favor hasta ese mes de Octubre en el que mi mundo comenzó a desmoronarse.

Este concepto me era familiar, había crecido escuchando a mi madre decir “querer es poder” cada vez que nos quejábamos de que algo era difícil, así que me ayudó a reconectar con mi infancia y me reforzó la idea de que nada sucede por casualidad, tenemos todas las herramientas al alcance de la mano y nos ejercitamos en reconocerlas y utilizarlas.

En aquel momento no era consciente de que me estaba preparando para la que ha sido, la mayor transmutación de mi vida hasta este momento. Se iniciaba una etapa de cambio, cambio de vivienda, de ciudad, de trabajo e incluso cambio en los pilares más sólidos de mi familia y por tanto de mi vida.

Cada día me empeñaba en leer la frase y creer en ella, sabía que el concepto es real, pero cuando todo se llena de nubes y no deja de llover, aun sabiendo que siempre sale el sol, a veces cuesta recordarlo. Llegué incluso a tomar una libreta donde escribir la frase repetidas veces cada día y acabado el mes de Noviembre la recorté como una tarjeta y la puse junto a mi documentación,  hoy se cumplen quince años desde que decidí hacerlo y quiero compartir mi experiencia con todo el que esté dispuesto a entender.

No son frases mágicas por si mismas y no es cuestión de modas, ahora que está tan en auge compartir frases.

Sino que cada frase es una vibración concreta, con una información que se conecta contigo y cambia tu vibración. Es una letanía que se infiltra en la mente y la mente es en definitiva un depósito de información más o menos consciente,  formado por células y éstas a su vez guardan también información de la que no somos conscientes y todo ello forma un gran puzzle que se va configurando, en el que podemos perdernos y podemos encontrarnos.

Descubrí que la única persona que está junto a mí veinticuatro horas al día y trescientos sesenta y cinco días al año desde el instante en que me concibieron y hasta la eternidad Soy Yo.

Por tanto lo que yo me digo, lo que me repito es por definición lo que más escuchan mis células, incluso de lo que viene de fuera, no es lo que me dicen, sino lo que yo acepto, es aquello a lo que yo le doy “eco” de todo lo que me dicen.

Comencé a entender aquello que escuché desde niña: “no ensucia al hombre lo que viene de fuera, sino lo que sale de dentro…”

No me daña lo que me hacen o dicen sino todo aquello que YO acepto como válido y lo que YO me digo cada día.

Cada frase, cada pensamiento, como cada emoción emiten una vibración que incide en mi vibración personal y por tanto en mi Ser, colaborando en definir quién soy. Puedo Vibrar en salud o enfermedad, amor o desamor, escasez o abundancia, en el puedo o en el no puedo…

A lo largo de estos años he desarrollado ejercicios de entrenamiento personal que me han ayudado a salir adelante en situaciones difíciles desarrollando la capacidad de vibrar en armonía desde mi interior,  confirmando que según vibro yo, así vibra mi entorno.

Buscando siempre la armonía, porque no creo que se trate de vibrar más alto o más bajo, sino de vibrar en armonía, cada cual con la nota que le define, pero en armonía.

Durante años he compartido mis entrenamientos, ejercicios y experiencia con los que estaban cerca por razones geográficas, hasta que decidí durante mis ejercicios perder el miedo a la tecnología, hasta que decidí que Yo Si puedo con lo Tecnológico y aquí estoy compartiendo con todo el que vibre en entender, no importa el lugar.

Ana Padilla

Importante: Debe aclararse que el responsable del sitio web no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, el autor no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Porque vibrar en armonía es vibrar en salud…  Ana Padilla

Comparte este contenido en tus redes.