Si volviese a nacer…

Oímos, pensamos y decimos esta frase muchas veces a lo largo de nuestra vida y no somos conscientes de que precisamente eso es lo que estamos haciendo continuamente, volver a nacer. Y lo hacemos guardando todo lo vivido en la memoria celular, donde ya “se custodia” la memoria de vidas anteriores y la de nuestros antepasados heredada en la genética.

Cada vez que se rompe una relación, cada vez que dejamos o nos deja un trabajo, cada vez que vivimos una crisis, económica, amorosa, existencial…,  cada ruptura es una oportunidad para volver a nacer.

La vida nos da continuas oportunidades para reiniciarnos, para tomar el aprendizaje vivido y crecer, pero la mayoría de nosotros usamos más tiempo en lamentar lo perdido que en cuidar lo que nos queda, disfrutar con lo nuevo y continuar construyendo.

“En verdad te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios”, donde Reino de Dios es sinónimo de Triunfo y Nacer de nuevo es Empezar de nuevo.

Cada día es una nueva oportunidad y todos tenemos la capacidad de resetearnos, de nosotros depende utilizarla o no.

Ana Padilla

Importante: Debe aclararse que el responsable del sitio web no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, el autor no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Porque vibrar en armonía es vibrar en salud…  Ana Padilla

Comparte este contenido en tus redes.